miércoles, 28 de marzo de 2018

El desastre nacional del sector rural.


HERNAN BAQUERO BRACHO
El desarrollo rural en los últimos ocho años, se volvió un desastre para la economía colombiana. A pesar que en el año 2011 se asignaron más de     $ 500 mil millones de pesos para asistencia técnica a nivel Nacional. Asistencia esta que se desarrolló con poco tecnicismo, más con sentido burocrático en las diferentes regiones de la patria. El paro agrario de la época afectó de manera significativa la productividad en el país, por parte de los productores en el centro y sur. Paro este, más que necesario por los mismos productores ante el olvido del gobierno nacional a uno de los sectores más significativos en la economía nacional. Producto de ese paro agrario se generó por parte del gobierno en cabeza del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural El Pacto Agrario liderado en ese entonces por el exministro de Agricultura Aurelio Irragori, quien se ganó el puesto por el diálogo franco ante los productores del país, pero como Ministro su cartera dejó mucho que pensar.
Este Pacto Agrario que fue reglamentado por el Decreto 1987 de Septiembre 12 de 2013, que tenía como objeto fundamental organizar el sistema de coordinación de actividades públicas, privadas y de inclusión social para el cumplimiento del Pacto Nacional por el Agro y el Desarrollo Rural. En el mismo Decreto Los Consejos Municipales de Desarrollo Rural (CMDR) seccionaría de forma ampliada en todo el país. Todo este parapeto aparentemente con legalidad y esperanzas para el sector campesino se convirtió en letra muerta. Solo para La Guajira se vino a socializar el mentado Decreto en el mes de Febrero del año 2014, donde los Alcaldes y el Gobernador de la época colocaron a elaborar los diferentes proyectos que aparentemente redundarían en beneficios del sector agropecuario, lo cual solo se convirtió en un espejismo,  así como en una de las tantas desilusiones para el sector agrícola y pecuario.
El Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos,  ha sido uno de los más nefastos para el desarrollo rural en Colombia. Los CMDR que vienen a ser la carta de navegación del sector agropecuario municipal no funcionan, por lo menos en La Guajira, desde el año 2003. El 24% de la población colombiana vive en el área rural, más o menos 12 millones de habitantes, los factores de la disminución del decrecimiento de la población rural han sido especialmente el conflicto armado y paramilitarismo, que hizo que se desplazaran forzosamente hacia la ciudad. La pobreza rural para el año 2012 aumentó 46% ante el 28% de la pobreza urbana. Estos mismos niveles de pobreza en los últimos siete años no han disminuido. El 50% de la población rural se encuentra en una pobreza extrema, donde predomina el trabajo informal, el analfabetismo y las necesidades básicas insatisfechas (NBI) más paupérrimas en que puede vivir un ser humano.
¿Qué hacer? Para que haya un verdadero desarrollo rural en el país, se necesita de manera urgente varias acciones para contrarrestar el descrecimiento económico en el sector primario de la producción: Formulación y actualización  del catastro  agrario, construcción,  mejoramiento de vías terciarias, una asistencia técnica optima, eficiente,  eficaz para los pequeños y medianos productores del todo el país; construcciones de riegos y drenajes, donde existe una deficiencia por encima del 50% en todas las regiones, un verdadero crédito para el campesino que vaya acompañado de capital semilla, de alianzas estratégicas, de fiducias en el caso que lo amerite y estímulos competitivos a los productores del campo.
¿Cómo lo vamos a hacer?  ¿Por dónde empezar? Para ello las restricciones son alarmantes, las Instituciones no están comprometidas del todo con el sector agrario. El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural ha tenido más reveces, más fracasos que éxitos en sus políticas agropecuarias que predican, pero que no practican. Pero surge otra pregunta para poner el Desarrollo Rural a tono con el mundo globalizado. ¿Cuánto vale todo esto? ¿Existe un estudio de econometría del sector rural? No existe. Se debe ser un trabajo de economía pública para ayudar a este proceso. Las economías de escalas son de gran ayuda para diagnosticar la verdadera problemática del Desarrollo Rural. Todo lo anterior lo debe realizar el nuevo presidente que elijamos los colombianos, porque a éste, ya tiene el sol a sus espaldas, el cual se rajó en este sector de la economía primaria del país.  




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Estrada Construcciones.

Estrada Construcciones.

Hospital San Rafael.

Hospital San Rafael.

Follow Us