domingo, 5 de agosto de 2018

¿Por qué no hacerlo?



por:Hugues Lacouture Danies



La vida es el centro y la razón de ser de la administración pública. Desde los tiempos en que desaparecieron las monarquías para darle paso a un nuevo sistema de gobierno llamado democracia, hasta nuestros días, fueron creadas una serie de  entidades que trabajan para mejorar la calidad de vida de la gente (ministerios y secretarias de obras, cultura, educación, deporte, entre otras),  existen también las que trabajan para prevenir la muerte (atención y prevención de desastres, ministerios y secretarias de gobierno, la policía, defensa civil, etc),  unas más se crearon para curar la enfermedad (ministerios y secretarias de salud, hospitales, etc)  y en general, todo el estado, sus instituciones y su presupuesto, encuentra en la vida su razón de ser y es por eso que los ciudadanos pagamos los impuestos. 

Con el crecimiento de la población la administración pública se ha hecho cada vez más compleja y para facilitar su funcionamiento, se han establecido una serie de instrumentos muy útiles hasta ahora, se pueden mencionar las políticas públicas; los planes, por ejemplo los del ordenamiento territorial y los planes decenales de educación, entre muchos más; otros de esos instrumentos son los programas, los cuales aparecen como una forma de describir y organizar la ejecución del presupuesto y las inversiones públicas, ellos son los programas de gobierno, programas de alimentación escolar y demás.

Pues bien, hoy quiero llamar la atención sobre uno de esos instrumentos, el Plan de Prevención Vial, considerado un aspecto trascendental en el departamento de La Guajira, porque en los últimos dos años se han presentado 160 accidentes de tránsito con un saldo de 55 personas muertas 2 de ellas menores de edad y 303 personas heridas de las cuales 7 fueron niños menores. La falta de una acción gubernamental dirigida a prevenir la accidentalidad vial es enorme, no se  conoce en nuestro territorio una acción emprendida por el departamento para lograr disminuir y/o evitar la muerte y accidentalidad de quienes se movilizan a diario por las carreteras.

En el departamento tenemos ya más de 1.000 víctimas por accidentes de tránsito, familias enteras han sido impactadas por esta causa, los guajiros hemos tenido que pagar enormes sumas de dinero para indemnizar algunas víctimas de este flagelo que han librado dolorosas batallas jurídicas para lograr resarcir en algo los perjuicios de una falta de planeación estatal y temo que a pesar de sus esfuerzos por evitarlo, el departamento seguirá pagando el costo económico de estas fatídicas noticias.

La accidentalidad se ha vuelto tan común que ya parece no sorprendernos, el año pasado un bus de Brasília chocó contra un vehículo dejando 45 heridos y 5 muertos, sin embargo, no se conoció una sola acción administrativa para evitar que un nuevo incidente de esta naturaleza ocurriera, por supuesto, volvió a suceder este año en febrero, cuando otro bus esta vez de la empresa Exalpa chocó contra un vehículo con saldo de cuatro muertos, poco después el cantante Dani Daniel y su agrupación se accidentaron llegando a su presentación para el festival Francisco El Hombre, afortunadamente sin sufrir heridas, pero unos días antes en un accidente cerca de Camarones una mujer murió y 9 personas más resultaron heridos y podría comentar uno a uno los incidentes dolorosos que se han presentado casi a diario en la península, incluso es muy posible que en el periódico de hoy usted esté leyendo una nueva tragedia  sucedida ayer o antier.

La Organización Mundial de la Salud ha catalogado la accidentalidad vial como una de las principales epidemias de nuestra sociedad.  De hecho, en un estudio realizado conjuntamente con el Banco Mundial, los accidentes de tránsito aparecen como la séptima causa de morbilidad en el planeta. La perspectiva para el año 2030 es que ascienda al quinto puesto. Esta “epidemia” es la primera causa de muerte de las personas menores de 40 años a escala mundial. (ARLSura)

Nada le cuesta más al estado que aquello que teniendo que hacer no se hace, por eso pretendo llamar la atención del gobierno departamental por ser el responsable directo sobre este tema para que emprenda rápidamente la elaboración del Plan Vial Departamental y lo ponga en funcionamiento lo antes posible, Este plan tiene que considerar medidas también  para ese riesgo permanente que genera el almacenamiento y distribución de combustible en casi todo el territorio, sin las más mínimas medidas de seguridad ni medios de prevención, hay que mencionar en aras de la verdad, que este problema no es responsabilidad exclusiva del departamento, la incapacidad institucional para enfrentar este flagelo de magnitud nacional e incluso internacional es insuficiente, pero esta circunstancia no puede ser excusa para que en nuestro territorio no exista un Plan de Contingencia para enfrentar los eventos diarios generados por la mala, ilegal e irresponsable manipulación y transporte de combustibles, es la vida lo que está en riesgo cada segundo y estos planes son un primer paso para cumplir el fin estatal de protegerla, cómo no tenemos al menos  una estación permanente de prevención de incendios en el sector de Cuestecitas donde el combustible está regado en la vía, almacenado en las casas, enterrado en los patios y con presencia de niños por doquier.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Estrada Construcciones.

Estrada Construcciones.

Hospital San Rafael.

Hospital San Rafael.

Follow Us